ACEN Intituto de Salud Integral

A. Calderón

C/ San Martín Nº 30. Entresuelo Derecha


20005 DONOSTIA

 

Puedes contactar con nosotros en los siguiente

números de teléfono:

 

+34 650 410 523

e-mai:

direccion@agurtzanecalderon.es

 

SKYPE: formaciononline

MASAJE  ORIENTAL

Equilibrado de meridianos y activación del canal central

Nuestro sistema energético está compuesto por diferente canales de circulación, todos ellos interconectados entre sí, para que nuestro flujo de energía sea constante y pueda fluir en perfecta armonía, desde nuestro espíritu hasta nuestro cuerpo físico.

Los más conocidos son los "chakras" , cuya misión es captar y transformar la energía. Estos la reciben de tres canales principales, "Sushuma", "Ida" y "Pingala", y una vez en ellos la reparten por una red de meridianos o nadis que son los encargados de llevarlos hasta cada uno de los órganos de nuestro cuerpo y a cada célula del mismo.

En total hay unos 72.000 nadis o meridianos, aproximadamente el mismo número de terminaciones nerviosas que salen del bulbo raquídeo y que forman nuestro sistema nervioso.

El cuerpo del ser humano, depende para su funcionamiento, de recibir energía a través de un sistema energético propio. Dicho sistema se encuentra formado por fuentes  denominadas "chakras", de los cuales habitualmente se habla de tan sólo siete.                         

Los meridianos son canales de energía que no se pueden ver a simple vista, están relacionados con el sistema nervioso, con los órganos vitales del cuerpo y con cada célula por poco importante que nos parezca.

Estos meridianos se dividen en primarios y secundarios, siendo estos primeros los que están relacionados con los órganos principales del cuerpo. Todos los meridianos son colaterales, por lo que se pueden trabajar desde cualquiera de los dos lados del cuerpo.

Cada meridiano tiene un sentido de circulación energética, un punto inicial y un punto final, que está conectado con el punto inicial del meridiano siguiente, por ello todos están conectados formando un circuito continuo por el que fluye la energía.

Los desequilibrios físicos, emocionales, mentales o espirituales, son los causantes de los bloqueos que obstaculizan la fluidez armónica de la energía por nuestro cuerpo. Si la energía va muy despacio o demasiado deprisa también puede dar lugar a pequeños nudos o bloqueos.

Generalmente la causa de un problema en un órgano o de una parte de nuestro cuerpo estará en el meridiano correspondiente a ese órgano, pero hay veces  que el primer bloqueo que notamos es solo un daño colateral que enmascara la verdadera causa.

También ayudamos a que nuestro flujo energético fluya constante, quitando los posibles embozos que pueda haber en nuestros meridianos o canales, o bien relajando ese flujo en caso de que esté acelerado.

Las emociones que pueden desequilibrar un meridiano son las propias de cada órgano, pero se ha de tener en cuenta de que nunca sentimos una única emoción al mismo tiempo por lo que siempre habrá algún daño colateral en otro meridiano que también se tendrá que tratar y en ocasiones incluso antes del daño principal.

El equilibrar nuestro sistema energético no tiene contraindicaciones pero un buen montón de efectos secundarios, todos sanadores de nuestra salud holística.

 

Si te interesa este curso y deseas más información, solicítala sin compromiso

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Agurtzane Calderón Escuela de Naturopatía

Página web creada con 1&1 Mi Web.