ACEN Intituto de Salud Integral

A. Calderón

C/ San Martín Nº 30. Entresuelo Derecha


20005 DONOSTIA

 

Puedes contactar con nosotros en los siguiente

números de teléfono:

 

+34 650 410 523

e-mai:

direccion@agurtzanecalderon.es

 

SKYPE: formaciononline

 

 

HIPNOSIS

 

La hipnosis ha sido practicada muchos años atrás bajo numerosas denominaciones. Hoy se sabe que los oráculos griegos, los magos persas, los faquires hindúes, los yoquis de la India., utilizaban la hipnosis sin llegar a percatarse de ello.

El documento escrito más antiguo, del que se dispone, que nos narra cómo la hipnosis era utilizada en tiempos remotos es El Papiro de Harris. También llamado Papiro Mágico o Papiro de Ebers. Escrito en lengua egipcia hierática cerca del 3.000 antes de Cristo y traducido por Chabas en 1.860. Describe cómo los adivinos egipcios empleaban métodos hipnóticos muy parecidos a los practicados actualmente.

MESMER, F. A (1.734-1.815) Médico, nacido en Viena. Es el fundador de la doctrina del magnetismo animal, también conocida con el nombre de Mesmerismo.

Mesmer creía en la existencia de un fluido o una fuerza, relacionado con el magnetismo terrestre sin ser igual. Propuso la teoría de que el cuerpo humano funciona como un imán de dos polos, con un flujo magnético invisible que atravesaba todo el cuerpo y era expulsado por uno de sus polos.

Para Mesmer los estados hipnóticos serían consecuencia de la irradiación magnética del hipnotizador sobre el sujeto.

La teoría del magnetismo, tal como la presenta Mesmer, adquirió tal prestigio en Francia que el gobierno en 1.784 nombró dos comisiones de investigación formadas por los más prestigiosos médicos de la época. Si bien admitieron los hechos, negaron la existencia del fluido magnético, sin ocuparse tampoco de investigar las causas de las sanaciones. No obstante, las teorías de Mesmer fueron continuadas por varios discípulos.

PUYSEGUR, Ch (1.751-1.825) Militar y físico francés. Entusiasta partidario de Mesmer, no sólo propagó sus doctrinas sino que convirtió su residencia particular en un verdadero hospital donde encontraban asilo todos los enfermos acudían a someterse a su original tratamiento: magnetizaba un árbol de su jardín alrededor del sentaba a los enfermos que debían ser hipnotizados.

Puysegur demostró que para hipnotizar no era necesario el uso de magnetizadores sino que bastaba con un gesto o una mirada.

En 1.784 descubrió de forma accidental la fase del sonambulismo tranquilo.

PEPETIN, J (1.744-1.808) Médico francés. Adversario en principio al magnetismo, se dedicó sin embargo más tarde a su propaganda publicando varios libros. Descubrió el estado de la catalepsia hipnótica, al percatarse de la semejanza entre la catalepsia histérica y la provocada por medio del magnetismo.

FARIA, A (1.756-1.819) Sacerdote católico, nacido en Portugal, aunque su fama como magnetizador la consiguió trabajando en París, fue el primero que utilizó la palabra “duérmete” para inducir un trance hipnótico. Llegó a decir que las curas de las personas enfermas que él trató, así como otros magnetizadores, no se debían al magnetismo, sino a la expectación y cooperación del paciente.

ELLIOTSON, J (1.788-1.863) Médico inglés. Primer profesor de Medicina en el Hospital Universitario anexo a la Universidad de Londres; influido por Dupotet se convirtió en un ardiente defensor de la apenas conocida ciencia del mesmerismo. Junto con varios de sus colaboradores,  llevaron a cabo varias operaciones quirúrgicas sin anestesia, dándolas a conocer en una revista científica llamada “Zoist”.

ESDAILE, J (1.808-1.859) Cirujano escocés. Con destino en la India; llegó a conocer el mesmerismo gracias a su gran propagación a pesar de tachar de charlatanes a sus defensores y la oposición de la Iglesia a su práctica. Esdaile comunicó cientos de intervenciones quirúrgicas sin dolor, y sin anestesia, en Calcuta entre 1.840 y 1.850.

BRAID, J (1.795-1.860) Médico inglés. Usó el mesmerismo. Se dedicó especialmente al estudio de las enfermedades nerviosas en su relación con los fenómenos del magnetismo animal. En 1.841 descubrió que la persistencia de la mirada hacia un objeto brillante, producía un sueño particular.

Acuñó los términos de “hipnosis” e “hipnotismo” del griego hypnos que significa sueño

Braid descubrió que era posible inducir la hipnosis sin emplear una técnica formal para ello.

En la segunda mitad del siglo XIX cabe destacar dos visiones, totalmente contrapuestas del fenómeno hipnótico; cada una de ellas representada en dos escuelas: la Escuela de Nancy y la Escuela de la Salpêtrière.

ESCUELA DE NANCY

LIEBEAULT, A.A (1.823-1.924) Médico francés, es el fundador de esta escuela. Liebeault mantiene la tesis que el estado hipnótico se consigue por medio de la sugestión verbal; motivo por el cual es considerado como el verdadero precursor de la “técnica de la sugestión”. A pesar de ser un médico rural con pocos medios económicos, intentó propagar y defender la hipnosis como una técnica terapéutica muy eficaz en el tratamiento de muchas enfermedades. Para evitar ser tratado como un charlatán , decía a sus pacientes; “si deseáis ser tratados por medio de drogas, tendréis que pagar mis honorarios, si en cambio me permitís que os trate con el hipnotismo, lo haré sin cargo alguno”.

BERNHEIM, H (1.837-?) Neurólogo de gran reputación en Nancy. Escéptico por completo, en un principio, ante la hipnosis, empezó a interesarse al conocer los éxitos que Liebeault estaba consiguiendo en sus pacientes que eran tratados con el hipnotismo, hasta el punto que después se convirtió en un ardiente defensor del mismo.  Junto a Liebeault se dedicó al estudio del hipnotismo y de la sugestión. Introdujeron los conceptos de sugestión y de sugestionabilidad por lo que algunos autores les han puesto el “titulo” de “Padres del hipnotismo moderno”.

Con la publicación del libro “De la sugestión” (1.886) de Bernheim, la hipnosis emergió como ciencia. Mantenían la tesis de que la hipnosis es una función del comportamiento normal y se consigue por medio de unas sugestiones verbales.

ESCUELA DE LA SALPÊTRIÈRE

CHARCOT, J.M. (1.825-1.813) Profesor en París y uno de los más ilustres neurólogos del siglo pasado, es el fundador de la Escuela de la Salpêtrière Se interesó por la hipnosis y trabajó con ella fundamentalmente con pacientes histéricos.

Llegó a desechar finalmente la hipnosis ya que pensó que ésta resultaba peligrosa. Mantenía la tesis que la hipnosis es un síntoma enfermizo, una forma de la histeria y no una característica inducible en sujetos sanos. Empleaba procedimientos somáticos para la hipnosis, y la atribuye a modificaciones cerebrales de carácter patológico.

Charcot no llegó a comprender que es posible inducir cierto grado de sugestionabilidad en casi todas las personas.

Finalmente, la tesis sobre la hipnosis de la Escuela de Nancy triunfó sobre la tesis de la Escuela de la Salpêtrière que no consiguió desacreditar su validez como una eficaz técnica terapéutica.

LA HIPNOSIS EN LA ACTUALIDAD

Ciertos acontecimientos precipitaron el renacimiento del hipnotismo; la Segunda Guerra Mundial fue uno de ellos. Los psiquiatras militares recurrieron al hipnotismo para acortar y reforzar el tratamiento de ciertas fobias y otras neurosis sobre todo la llamada “fobia de la trinchera”.

En Rusia y en Estados Unidos se utiliza en odontología, tocología, etc., rescatándola de los saltimbanquis que se habían adueñado de ella.

Es, sobre todo, a partir de mediados de siglo cuando se vuelve con fuerza a las investigaciones sobre la hipnosis y se le va reconociendo su valor como importante instrumento sanador.

ERICKSON M. (1901-1980) introduce nuevos conceptos sobre la hipnosis. Desarrolla la hipótesis naturalista, concibiendo el estado hipnótico como una conducta que se presenta en el sujeto de modo natural. Implementa nuevas técnicas de inducción y profundización y orienta el trabajo desde un enfoque de utilización de la sugestión indirecta y los propios recursos de la persona a la que hipnotiza.

En 1.955 el Parlamento inglés prohibió a los titiriteros realizar un número de circo, que no deja de tener cierto peligro, con esta técnica terapéutica cuyo alcance era aún desconocido; pero de la que ya se conocían saludables aplicaciones. En este mismo año la British Medical Association aprueba el tratamiento con hipnosis en odontología y obstetricia.

En 1.958 la American Medical Association reconoce oficialmente el valor terapéutico del hipnotismo el Council of Medical Health of American Medical Association recomienda la inclusión de la Hipnosis en los programas de estudios de las Facultades de Medicina.

En 1.959 se publica la primera escala para medir la susceptibilidad a la hipnosis y la publica la Universidad de Stanford.

En 1.962 la Universidad de Harvard publica a su vez otra escala para la medida de la susceptibilidad a la hipnosis.

En 1.991 el Gobierno de Israel prohíbe la hipnosis como espectáculo público.

En 1.992 se celebra el XII Congreso Internacional de Hipnosis en Jerusalén.

Hoy existen en todo el mundo civilizado asociaciones científicas cuya finalidad es la formación, el desarrollo, la enseñanza y la aplicación de la hipnosis como una técnica más dentro del ámbito de la salud y la psicología, es decir, dentro del ámbito completo de todo lo relativo al hombre.

Además, la hipnosis ha entrado como una materia de pleno derecho en el ámbito científico por la puerta grande, es decir, formando parte del corpus teórico académico de muchos profesionales de las Ciencias Sociales, del Comportamiento y de la Salud.

La hipnosis está incorporada al quehacer diario de los profesionales de la Naturopatía , investigación, la psiquiatría, la psicología, medicina, el deporte, en grandes hospitales, consultas privadas, Centros de Investigación Universidades, etc.

Si te interesa este curso y deseas más información, solicítalo sin compromiso.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Agurtzane Calderón Escuela de Naturopatía

Página web creada con 1&1 Mi Web.